Samaranch, una vida dedicada al deporte

Hace sólo seis meses -con la seguridad de que su fin estaba próximo- defendió la candidatura olímpica de Madrid con todo su entusiasmo. Así era Juan Antonio Samaranch, el padre del olimpismo tal y como lo conocemos hoy.

Él fue uno de los principales artífices del éxito de los Juegos de Barcelona 92 y, muy posiblemente, quien más trabajó para que la sede fuese su ciudad natal. Muchos jóvenes atletas tal vez no sean conscientes de ello -ni tan siquiera habían nacido en aquellos «lejanos días»- pero los Juegos de Barcelona marcan un antes y un después en el deporte español.

Samaranch, el niño que quería dirigir el deporte, se ha ido para siempre, pero nos deja un legado ingente. Hoy, a su memoria, dedicamos el lema del olimpismo:

Más fuerte,

más lejos,

más alto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s